Custodia compartida: ¿es siempre lo mejor?
781
single,single-post,postid-781,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Custodia compartida: ¿es siempre lo mejor?

Custodia compartida: ¿es siempre lo mejor?

Custodia compartida: ¿es siempre lo mejor?

Desde que se instauró la custodia compartida en nuestro país, cada vez son más las parejas que deciden optar por ella cuando rompen su matrimonio. En la actualidad, alrededor del 20% de los divorcios de matrimonios con hijos eligen la custodia compartida.

Es importante que no confundamos la patria potestad con custodia. La guarda y custodia se refiere a la convivencia habitual de los hijos con los padres y puede atribuirse a uno de los progenitores o a los dos. Independientemente de quién tiene la guarda y custodia, la patria potestad se asigna a ambos, por lo que las decisiones más importantes –lugar de residencia del menor, centro escolar, etc.– no puede decidirlas uno de los padres unilateralmente.

Ventajas de la custodia compartida

La custodia compartida se creó para beneficiar a los menores, ya que pueden estar con ambos progenitores, manteniendo su apego a los dos por igual y evitando el sentimiento de abandono.

Los padres también se benefician de la situación, puesto que participan por igual de la compañía de sus hijos y en su educación. Pero para que esta situación sea fluida y no se convierta en un foco de nuevos conflictos, deben cooperar y tomar muchas decisiones en común.

¿Qué acuerdos deben tomarse en una custodia compartida?

En primer lugar, debe acordarse cuál será el período de alternancia en la convivencia con los hijos: semanal, mensual, trimestral, por curso escolar… La ley no estipula nada, por lo que son los padres los que deben pactar lo que consideran mejor para todos.

También deben convenir si cada progenitor vivirá en una casa y será el menor o los menores los que cambien de domicilio, o si estos residirán en la vivienda familiar y serán los padres los que se muden a ella en los períodos que les correspondan.

Con la custodia compartida desaparece la pensión de alimentos, pero debe decidirse cuál será la aportación económica de cada padre, puesto que no tienen por qué ser iguales, sino que pueden estipularse aportaciones proporcionales a los ingresos de cada uno.

¿La custodia compartida es siempre la mejor opción?

Definitivamente, no. Si los padres no son capaces de tener una relación armónica, es difícil que la custodia compartida funcione. De hecho, el Tribunal Supremo acaba de denegar la custodia compartida a un padre por considerar que la conflictividad entre los padres la hacía imposible y perjudicaba al menor.

Decidir si la guarda y custodia compartida es la mejor elección no es fácil en absoluto. Cada divorcio es diferente y las circunstancias de todas las partes deben ser analizadas con sumo cuidado.

Por eso, es importante acudir a abogados especializados en divorcios y separaciones, como ISD Abogados, con más de 20 años de experiencia en el sector. Consúltenos su caso y juntos buscaremos la mejor solución.

 

Valora este post
3 Comments
  • Pago de la hipoteca durante un proceso de divorcio
    Publicado 08:58h, 24 febrero Responder

    […] dispositivo y de justicia rogada) el pago del préstamo hipotecario por mitad como carga de la vivienda familiar, si bien la parte erró al calificarlo como carga familiar, siendo los tribunales los que lo […]

  • Cómo afrontar una separación
    Publicado 09:03h, 27 mayo Responder

    […] Los hijos son una de las partes que más sufre en una separación; es conveniente explicarles lo que está ocurriendo y dejarles claro que en ningún caso la responsabilidad es de ellos. Evita que vean enfrentamientos y jamás hables del otro progenitor de forma despectiva ni les utilices como “espías” para saber qué hace tu ex pareja. […]

  • Me quiero divorciar: ¿qué ocurrirá con mis hijos?
    Publicado 09:05h, 18 noviembre Responder

    […] a los menores de por medio, hay dos opciones claras: la primera es que un progenitor tenga la guardia y custodia del menor o menores y el otro disfrute de un régimen de visitas acordado o dictado por el juez. La segunda […]

Escribe un comentario