Por qué aumentan los divorcios después del verano
1326
single,single-post,postid-1326,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

¿Por qué aumentan los divorcios después del verano?

Divorcios después del verano

¿Por qué aumentan los divorcios después del verano?

Desde la legalización del divorcio en 1981, el número de casos aumenta año tras año. Pero resulta muy curioso que haya más divorcios después del verano o tras cualquier época vacacional como podría ser también Navidad.

Psicólogos y expertos en la materia aseguran que si una pareja está bien, después de la época estival estará mejor. En cambio, si la relación va mal los días de vacaciones serán determinantes y podrán pasar factura con la llegada del otoño.

Así lo confirman de hecho las estadísticas: parece que durante el verano se deciden el 33% de las separaciones y uno de cada tres divorcios se produce en el mes de septiembre. Las últimas noticias sobre la materia también afirman un aumento de divorcios tras la crisis. Pero veamos cuáles son los principales motivos para que el número de divorcios aumente tras el verano.

3 principales motivos para el aumento de divorcios después del verano

1. Somos una sociedad profundamente hedonista.

En las últimas décadas la sociedad ha sufrido un cambio radical en cuanto a valores y formas de ver la vida. Como consecuencia el modelo de pareja ha cambiado.

Somos una sociedad de consumo donde la pareja se ha convertido en un producto más; puede ser remplazada en cualquier momento.

Este es un hecho al que también hay que sumarle la falta de compromiso, de esfuerzo (tenemos menos aguante), la búsqueda inmediata de placer, y una exagerada mentalidad individualista e independiente.

2. Es cuando la pareja pasa más tiempo junta.

Se presupone que las vacaciones deberían unir más a la pareja, pero la realidad es otra. Se trata del período en el que más tiempo se pasa con la pareja y cuando se ponen a prueba ciertas habilidades como la comunicación o la capacidad para la resolución de conflictos.

Es este el momento en el que suelen salir a la luz aquellos problemas que se han ido acumulando durante el año.

3. Tenemos más tiempo para pensar y tomar decisiones.

Durante las vacaciones tenemos más tiempo libre y más energía para echarle un pulso a la relación. Muchas veces, pasadas las vacaciones, se produce una desilusión.

Las parejas culpan a menudo a la falta de tiempo, el estrés, o el exceso de trabajo, entre otros motivos, los problemas conyugales. Se suele pensar que los días estivales ayudarán a limar esas asperezas y a fortalecer de nuevo la relación. Esta mentalidad resulta igual de errónea que la de tener un hijo como solución a los problemas de pareja.

Si lo pensamos bien tiene mucho sentido. En realidad es cuando tenemos más tiempo para pensar de verdad en nuestra vida y en las relaciones. Por eso es cuando más decisiones de cambio llegamos a tomar.

Para evitar llegar a este punto, psicólogos y expertos recomiendan lo siguiente:

  • Equilibrar el tiempo que se pasa en pareja. Uno ha de tener tiempo para él, sus aficiones y amistades, siempre sin perder de vista a la familia.
  • Trabajar la empatía y asertividad. Ponerse en el lugar del otro y llevar a cabo negociaciones win-win donde los dos salgáis ganando.
  • Mejorar la comunicación, reforzar la confianza y poner en común los objetivos vitales. Debemos ver a la pareja como una “empresa”; hay que trabajar duro y no dejar de innovar.
  • Planificar juntos, priorizar a la familia que has creado y no dejar de dar importancia a las relaciones sexuales, puesto que son el vínculo exclusivo de una pareja.

Si llegado el otoño decides afrontar un proceso de separación o un proceso de divorcio deberás buscar un despacho de abogados matrimonialistas que vele por tus intereses. Pero recuerda: antes de llegar a este punto intenta llevar a cabo algunas de estas recomendaciones.

Abogados de Familia Bilbao

Valora este post
No Comments

Escribe un comentario