LA INEFICACIA DE LOS JUZGADOS DE VIOLENCIA DE GÉNERO
376
single,single-post,postid-376,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

LOS PROBLEMAS DE FUNCIONALIDAD DE LOS JUZGADOS DE VIOLENCIA SOBRE LA MUJER

LOS PROBLEMAS DE FUNCIONALIDAD DE LOS JUZGADOS DE VIOLENCIA SOBRE LA MUJER

Juzgados saturados, profesionales desbordados, personal no especializado,… 

Esa es la realidad diaria de los Juzgados de Violencia Sobre la Mujer en este país.

Son Juzgados que deben realizar juicios rápidos en menos de 72h y que no cuentan ni con los medios, ni con los funcionarios suficientes, como para dar un servicio rápido, eficaz e integral al problema de la violencia de género.

Dicha “sobresaturación” deriva en que, tanto mujeres maltratadas como hombres denunciados, no reciban la atención necesaria para “detectar” (y poner remedio) a un posible caso de violencia de género) o a un supuesto de denuncia falsa (interpuesta para la consecución de otro tipo de “fines”: “acelerar'” un proceso de divorcio, dificultar el acceso a la custodia compartida,…).

En definitiva, dicha falta de medios, de personal y de especialización de los diferentes agentes que intervienen en un proceso de violencia de genero (Policía, Jueces, Fiscales, asistentes sociales, psicólogos judiciales,…) acaba redundando en un perjuicio para toda la sociedad, puesto que el sistema no cuenta con los medios suficientes como para solucionar dichos conflictos.

Así, se corre el gravísimo riesgo de no escuchar, ni a la víctima, ni al denunciado y, la mayor parte de las veces, ello es debido a que los Jueces, saturados, no pueden dedicar todo el tiempo que requeriría cada asunto; a que, los Fiscales, no especializados, no tienen apenas tiempo para ‘analizar’ los antecedentes del caso; a que la Policía, en ocasiones, no llega a concluir los Protocolos de actuación; y a que, los Psicólogos, emiten sus Informes tras unos escasísimos (e insuficientes) minutos de entrevista,…

En definitiva, una disfuncionalidad que perjudica a las partes implicadas y que se extiende a terceros cuando, en muchas comunidades autónomas, al ser Juzgados “mixtos” (tratan asuntos de violencia y otros temas civiles y penales), los ciudadanos ven retrasados sus procesos porque, los Jueces, en dichos Juzgados, deben dar prioridad a los temas de violencia de género.


Valora este post
No Comments

Escribe un comentario